La Garrotxa

Es el mejor exponente de paisaje volcánico de la península Ibérica. Tiene una cuarentena de conos volcánicos y más de 20 coladas de lavas basálticas. La orografía , el suelo y el clima proporcionan una variada vegetación , a menudo exuberante, con encinares y hayedos de excepcional valor paisajístico.